Mami Esto Está Chuli
maternidad niños

28 COSAS QUE HE APRENDIDO DE MI MATERNIDAD.

La navidad me esta poniendo melancolica y la inminente llegada de la peque más.

Ser madre es lo mejor que me ha pasado. Por suerte, mis maternidades han llegado cuando  yo quería que llegaran, meditadas y deseadamente.

Sabía que la vida me iba a cambiar, ya me lo habían avisado y que me iba a aportar muchísimas cosas buenas, pero lo que no sabia es que iban a ser tantas.

COSAS QUE HE APRENDIDO DESDE QUE SOY MADRE.

He aprendido que por mucho metas la pareja de calcetines en la lavadora, en el cesto de la ropa siempre aparecerá alguno suelto.

Que por más que prepares todo antes de salir de casa, siempre olvidaras la botella de agua, las toallitas o los pañuelos de papel.

Soy mama previsora, pero llego al castillo hinchable sin calcetines.

A hacerme a la idea de que visitaré todos y cada uno de los aseos de las casas de amigos, bares y demás lugares donde decidamos pasar más de 10 minutos.

Que por mucho cuidado que tengas en el parque, se caerá  del columpio, se dara algún coscorrón o se resbalará por el suelo.

Que por mucho que te empeñes en que duerman la siesta, si ellos están puesto en modo fiesta, más vale que pienses un plan b.

Que aunque tu le hayas repetido lo mismo muchas veces, para ellos será realmente importante el día que se lo diga su seño.

Que al igual que para reñir entre ellos, tienen capacidad para solucionar sus problemas.

Que su creatividad no  tiene limites, puede alcanzar paredes, cortinas, colchas, sábanas.

Que ser niño mola, es chulichuli.

He aprendido lo que es el amor incondicional, sin condiciones.

Lo que realmente es la paciencia.

Mi  capacidad para entretener entre pinturas, pinceles y plastilinas.

Que no me obsesiona tanto la limpieza como creía.

Que tengo que confiar en mi instinto de madre, nadie los conoce mejor que yo.

Que la maternidad no es como te la cuentan, sino que cada una es diferente.

He aprendido a apreciar cada beso, cada caricia, cada frase.

Que mi tiempo es más valioso desde que los tengo a ellos.

He aprendido a priorizar, ver lo que realmente es importante en mi vida.

Que aunque los platos estén sin fregar, la conversación o el juego con ellos no se va a volver a repetir.

Que el desorden puede llegar a ser orden.

Que el polvo encima de la mesa puede ser un juego superchuli para hacer dibujos.

A no arrepentirme de lo que no he hecho, sino pensar en lo que todavía puedo hacer.

He aprendido a observar.

A respetar todas las crianzas, formas de educar…

A disfrutar de mi maternidad y de cada uno de los momento que paso con ellos.

Que nadie es mejor madre que yo, ni yo mejor madre que nadie.

A disfrutar de mis hijos. El tiempo pasa muy rápido, y los días no se vuelven a repetir.

You Might Also Like...

5 Comments

Deja un comentario

SEGUIR ESTE BLOG

SEGUIR ESTE BLOG

FireStats icon Powered by FireStats
A %d blogueros les gusta esto: