Mami Esto Está Chuli
embarazo lactancia peques

4 cosas que nadie me contó cuando estuve embarazada

mano

Cuando estás embarazada todo el mundo te suele advertir sobre lo que vendrá después. ¡Que si duerme ahora que luego no podrás! ¡Que si aprovecha y cuídate ahora que luego no tendrás tiempo para ti! ¡Viaja, que a saber cuando lo vas a volver a hacer!….. Una serie de consejos-advertencias algunas más ciertas (otras menos) que se suelen repetir día tras día en cualquier reunión o evento donde se encuentren mamas ya experimentadas.

Yo os podría decir que no soy nada tremendista para estos menesteres y aunque me las han repetido miles de veces (imaginar que he pasado por esto res veces) y con cada bebe más, sobretodo la de
¡tú con tres niños ya no podrás!, he aprendido a hacer lo que puedo y lo que no, para mañana.

Lo que nadie me avisó, ni con el primero siquiera, es que hay una serie de efectos colaterales en nuestro ser después de dar a luz, en los que nada tiene que ver que nuestro bebe nos permita hacer más o menos cosas. No se si me explico.
Cuando asistimos a las clases de preparación al parto nos avisan de que podemos sufrir el famoso baby blues, que los puerperios son difíciles, que no nos agobiemos, que vayamos conociendo a nuestro bebe con la mayor naturalidad posible, pero no nos avisan que habrá otra serie de efectos secundarios que una misma ha tenido que ir reconociendo a base de descubrirlos uno por uno. Éstos  son:

 

caida_pelo

 

 

1. El pelo se caerá a puñados: Con lo felices que somos la mayoría de nosotras  durante el embarazo, luciendo una melena brillante, fuerte y gruesa sin nada que envidiar a las de los anuncios de Pantene, hasta que de golpe y porrazo y así sin anestesia empezamos a ver pelos allá por donde vamos. Suele ser efecto como no de nuestras amigas las hormonas, que así como nos hacen disfrutar de algunas cosas en abundancia, nos juegan malas pasadas y nos quitan otras de golpe.
Y a todo esto aqui ando yo, tercer postparto, tercera fase de caida aún 6 meses después de nacer la pequeña. En las dos anteriores he recuperado mi volumen aunque el pelo no ha vuelto a ser lo que era, a ver que pasa ahora.

 

pensando

2. Pérdidas de memoria: Si, así como se lee: PERDEMOS MEMORIA. Esto se llama Momnsia. ¿A qué nadie te lo había avisado? Pues ya somos dos. Tras ver y notar que olvidaba cosas bastante a menudo me puse a investigar y llegué hasta esta palabreja. La sufrimos o la hemos sufrido entre un 50 y un 80% de las madres (ahí es nada). Otra consecuencia de nuestra amiga la oxitocina, que segregada en altos niveles tras el parto y durante la lactancia, interviene en la conexión de la madre con el bebé haciendo que ahora nos centremos en lo realmente importante, atender al bebe. Así que, si sufres muy a menudo eso de ¿A que he venido aquí? ¿dónde he puesto esto? ¿y las llaves, si las deje aquí? y estas en una de estas situaciones posiblemente estés sufriendo la amnesia de las madres. Pero tranquila, suele durar unos tres meses después de dar a luz, aunque a mi os diría que la tengo desde que nació el mayor y me ha cogido tanto cariño que no creo que se vaya.

 

bascula

3. Con la lactancia no siempre se adelgaza: ¿Que te acabo de quitar toda tu ilusión? Pues no te preocupes que por ahí hemos pasado todas. Con lo agusto que nos hemos comido los bocadillos en el embarazo y hemos mirado la báscula pensando, ¡no pasa nada, si cuando nazca y le de el pecho lo pierdo!. Llega el parto, empiezas con la lactancia y vas viendo que la báscula sigue marcando exactamente el mismo peso.

Así que tras investigar un poco he llegado a la conclusión de que la generalidad no es más que una leyenda del boca a boca que no hace más que crear ilusiones a las embarazadas pasadas de kilillos. No siempre pasa.  es más a mi  con ninguna de mis LME me ha pasado.

También he de decir que no por esto podemos descuidar la alimentación, es muy importante alimentarse sanamente y no obsesionarse con perder el peso, ya que la disminución de ingesta también puede disminuir la cantidad de leche.

gafas
4. Cambios en la visión durante el embarazo y la lactancia: El embarazo también puede traer problemas en la visión. La retención de líquidos puede producir edemas oculares que conllevan visión borrosa, perdida de visión momentánea, visión borrosa e  incluso sequedad ocular. Algunos de estos síntomas pueden proseguir en la lactancia, y así ando yo, medio cegata y con dolores de cabeza (migrañas con aura).

Pero claro, como no hay mal que por bien no venga, me he comprado unas gafas muy monas que ya están pasando de ser necesarias a imprescindibles. ¡Porque no me olvidaré jamás el momento en el que tuve que alejar el móvil todo lo largo que me da el brazo para poder ver la pantalla! Fue un momento de “por favor no, parezco mi madre”. (Mami si me lees, me acuerdo del momento que te pasó a ti)

¿HABÉIS SUFRIDO ALGUNA DE ESTAS COSAS? ¿O QUIZÁS ALGUNAS DIFERENTES? ¿CÓMO LAS HABÉIS SUPERADO? Cuéntamelo todo.

 

You Might Also Like...

10 Comments

  • Reply
    Aprendemos con mamá
    13 septiembre, 2016 at 18:23

    Ay chiquilla te has pasado al WordPress!! Por eso no recibía tus news!! Aquí toy que te acabo de leer en el blog.

    La caída de pelo es horripilante, a mí me ha pasado factura pero bueno, hay que hacerle frente!!

    La pérdida de memoria la tengo conmigo para siempre no se me quita, a mí también me habrá cogido cariño jajajaja

    Lo de la vista creo que me ha pasado, yo me pongo gafas por vists cansada, pero no veo mal sin ellas. Lo de mirar de lejos con los ojos encogidos eso lo hace mi madre, diciendo “uy sin gafas no puedo leerlo” jajajaja

    Un besito

    • Reply
      mamiestoestachuli
      13 septiembre, 2016 at 22:08

      sii, por aqui estoy. He dado el cambio.
      Pues yo estoy como tu madre jejeje. Ays madre.

  • Reply
    La maternidad de Krika en Suiza
    14 septiembre, 2016 at 08:03

    ¿Que si me ha pasado? Lo de la pérdida de pelo es espectacular y lo de la pérdida de memoria ni si quiera se ha esperado al puerperio, que aquí estoy antes de parir y con la cabeza en otro lado todo el día. Malditas hormonas! jajaja

    • Reply
      mamiestoestachuli
      14 septiembre, 2016 at 17:35

      Lo de la memoria es que es flipante. Recuerdo un día que apagué 4 veces seguidas una luz y cuando la veiame preguntaba, ¿quién la habrá apagado? Y así todo el rato. Ay madre

  • Reply
    Mis chic@s y yo
    14 septiembre, 2016 at 12:13

    Cuanta razón, a mi se me caía el pelo…Buf, con lo bien que lo tenía en el embarazo y de adelgazarme por la lactancia ni por asomo!! Lo de la memoria es que de por sí soy un despiste, así que si le sumas falta de sueño..la verdad es que me ha pasado desapercibido al igual que la visión que no noté cambios!! Besitos

    • Reply
      mamiestoestachuli
      14 septiembre, 2016 at 17:36

      Que suerte, yo estoy cegata jejejeje. Pero bueno como no hay mal que por bien no venga tengo unas gafas monísimas.

  • Reply
    Mamadichosa
    14 septiembre, 2016 at 16:31

    Madre!no daba contigo… ya te tengo en mi lista de blogs. A mi lo que me paso es la perdia de memoria. Siempre he sido puntual y organizada y embarazada estaba como si me hubiese tomado alguna droga… todo el día con el cerebro batido. La cosa ha mejorado pero todavia tengo días en los que parece que me falta un tornillo… jejeje!

    • Reply
      mamiestoestachuli
      14 septiembre, 2016 at 17:37

      jajaja. Es que dura y perdura. Un besazo. Y aqui estoy para lo que necesites. Un beso.

  • Reply
    Arantxa en mi cajón de sastre
    19 septiembre, 2016 at 10:22

    Mi memoria y mi vista no son lo que era. Qué verdad!!

    • Reply
      mamiestoestachuli
      19 septiembre, 2016 at 15:03

      Las hormonas que tan buenas son para unas cosas pero que mal hacen en otras

Deja un comentario

SEGUIR ESTE BLOG

SEGUIR ESTE BLOG

FireStats icon Powered by FireStats
A %d blogueros les gusta esto: