Mami Esto Está Chuli
crianza maternidad

Adiós cuarentena adiós

Ayer día 29 de Febrero era oficialmente el último día de mi cuarentena. 40 días que nació pequeña Julia y 40 días llenos de sensaciones, experiencias  y alti-bajos hormonales.

Mi puerperio empezó el regular. Mi sensación al subir a la habitación del hospital fue rara. No se muy bien porque, no podría definir con claridad como me sentí, tenía cansancio (no había dormido nada la noche anterior y ya eran las 2 de la tarde), ganas de ver a mi bebe (me habían separado de ella dos horas antes) y aunque sabía que había hecho el piel con piel con su papa y que estaba estupenda tenía la necesidad de verla y abrazarla y también sentía tristeza. Tristeza si, ¿porque? pues no lo sé. Después analizándolo supongo que fue por una mezcla de factores, la anestesia, que me tuvieron que inyectar medicamentos durante la cesárea porque me mareaba y las hormonas.

Una vez leí que todas las mujeres sentimos tristeza después de un parto, a unas se le manifiesta más y a otras menos. Los profesionales lo suelen llamar el Baby Blues, y afecta al 80% de las mujeres durante aproximadamente los primeros 15 días.
¿A que se debe? A factores tanto psicológicos como físicos, pero principalmente al cambio hormonal que sufre el cuerpo de la mujer en el momento del parto. La placenta es una bomba de hormonas, progesterona y estrógenos que al ser expulsada del cuerpo hace que ese nivel descienda rápidamente para aumentar los niveles de prolactina y prepararnos para la lactancia.

Pues en este parto, a diferencia de los dos anteriores, yo fui de las que sintió ese Baby Blues.

Las ganas de que terminará todo, con mis preclampsias, mi hinchazón, mis sangrados y mis orinas difusas,  unido a  que la nena no dejaba de llorar, hasta el punto de crearme inseguridad y estar apunto de dudar sobre mi lactancia y si estaba alimentándola bien o no. Durante un día y medio de nada sirvió mi experiencia. Me invadió el nerviosismo, la irritabilidad, la impotencia. Sólo me ayudó mi madre, que estaba ahí para darme paz, para poner un poco de cordura a la locura que yo sentía y con sentido común hacerme ver que no era hambre lo que mi hija tenía sino que estaba incomoda.
Y sí, eso era, porque cuando acabó de echar el meconio se calmó, y con ella me calmé yo y las dos pudimos dormir un poco.

También fue regular mi recuperación. Para que voy a negarlo, está cesárea fue más dura y dolorosa. 
Yo intenté levantarme y andar pero no podía, era incapaz. Sentía punzadas en el vientre y apenas podía levantarme. Me apoyaba a la peque para darle de mamar y cuando la cogían para ponerla a echar los gases o dejarla en su cuna el solo roce de las manos me dolía y mucho. No me lo esperaba así, mi mente iba preparada a recuperarme tan bien como lo había hecho de las dos anteriores, y fue como darse de bruces con la pared. La impotencia al ver que la pequeña lloraba y no podía cogerla me consumía y aunque sabía que era temporal, no dejaba de pensar que tenía que recuperarme pronto porque mis dos nenes me necesitaban. 
Al tercer día la cosa cambió, ya me encontraba mucho mejor, y empecé a dar paseos.

Cuando llegamos a casa, la necesidad de ayuda aumentó. El primer día animicamente yo me encontraba muy bien. Tuvimos algunas visitas de mis amigas más cercanas, lo que  me hizo mucha ilusión y me acosté sin apenas molestias, pero el segundo día no fue así. Mis fuerzas disminuyeron y los dolores aumentaron. Tenía la sensación de que me había pasado un camión por encima y estaba deseando que las visitas, que eran mis padres, hermano y cuñada que habían venido a ayudar, se fueran. Necesitaba tranquilidad, dormir lo poco que la peque me dejara entre toma y toma y descansar.

El domingo me levanté nueva. Los dolores desaparecieron para convertirse en molestias, prácticamente las mismas que tengo a día de hoy y la tristeza desapareció totalmente.

A los 9 días me quitaron la mitad de las grapas de la cesárea, y me hizo mi revisión mi madrona. Todo estaba bien y celebramos el cumple del mayor.

Poco a poco he ido  recuperando mi vida normal. Pequeños paseos, sin grandes esfuerzos y haciendo con cuidado las tareas diarias, gracias claro a la ayuda de papichulo y sus 20 días de paternidad y a mi madre que se cogió vacaciones.

Unas tres semanas después me enfrenté a la primera tarde sola con los 3. Fue más fácil de lo que me había imaginado. Los “mayores” se portaron muy bien, y la peque aunque en su linea de niña demandante nos dejó un poco de tregua.

Ahí empecé a conducir. Me encontraba capaz y la experiencia fue buena, nada de dolores fuertes ni incomodidades.

Los sangrados fueron disminuyendo hasta desaparecer prácticamente 25 días después de la cesárea.

Y a día de hoy estoy bien. Contenta con mis 3 churumbeles. Un poco agobiada a momentos, no voy a negarlo, porque querría prestarle más atención a los mayores en momentos en los que me reclaman y yo estoy con la pequeña. Que no los tengo abandonados ni mucho menos, ¡bastante buenos son!, pero mi experiencia de trimama da para otras muchas entradas que irán llegando.

Es la tercera vez que pasó por esto y aunque ha sido más duro que en las dos anteriores, si tuviera que volver a pasar no me importaría. Tener a mis peques compensa los días malos, los dolores y las tristezas. 

¿Cómo han ido vuestros puerperios? ¿Han sido como esperabais?

You Might Also Like...

9 Comments

  • Reply
    mamá dichosa
    1 marzo, 2016 at 16:54

    Bueno!pues yo si que tuve el llamado Baby Blues y creo que más tiempo del normal… aunque se me juntaron muchas cosas y creo q por eso se alargó más el estado de tristeza, nerviosismo y desconocimiento… ya puedo decir que me encuentro mejor mentalmente.Fisicamente… aveces me molesta la cesárea sobretodo cuando hace mucho frio y la zona donde me pincharon la anesesia. Mi matroma me ha dicho que aveces ese dolor se queda :S Que BIEN que tuvieras a tu madre al lado y te diera ese apoyo tan grande. Me alegro que ya estes mejor!

  • Reply
    mami esto es chuli chuli
    1 marzo, 2016 at 19:22

    Es normal como primeriza el desconocimiento y los nervios de enfrentarte a una cesárea. Eldolor se queda. Yo con el primero tuve dolor de espalda bastante tiempo. Gracias

  • Reply
    La Hobbita
    2 marzo, 2016 at 13:18

    Yo lo estoy teniendo bastante bueno. De vez en cuando alguna molestia y nada más. Ni baile de hormonas, ni tristeza, ni baby blues, la verdad. Lo esperaba mucho más duro y estoy muy contenta de que no haya aparecido, la verdad ^_^. La zona de la cesárea la tengo acartonada y eso me molesta pero ya me han quitado todas las grapas y todo parece ir bien.

    Un abrazo 🙂

  • Reply
    Krika Alcaide
    2 marzo, 2016 at 18:52

    Yo he tenido puerperios muy buenos la verdad, no tengo queja ninguna, también es que los dos fueron partos vaginales, de una cesárea debe ser más chungo la recuperación. Campeona!

  • Reply
    mami esto es chuli chuli
    2 marzo, 2016 at 20:48

    Me alegro que sea buena tu recuperacion. Yo he tenido las dos primeras muy muy buenas mas de lowue esperaba. Esta yo creo que fue un poco de todo. Las ganas de que terminara por los priblemas del final del embarazo, y también quizás que no es lo mismo al tener los dos peques. Pero enseguida al 100% y mas feliz que una perdiz.

  • Reply
    mami esto es chuli chuli
    2 marzo, 2016 at 20:50

    Si. Supongo que será más fácil si un parto va bien. Mis dos primeros puerperios fueron genial estw un poco mas lento y con más altibajos pero duro poquito. Ahora estoy genial. Un besazo

  • Reply
    Mami Pañales
    12 marzo, 2016 at 00:14

    Me alegro estés en forma. Por lo que cuentas parece que lo llevas muy bien y q estás feliz. Lo de ser trimadre es una aventura total!!. Aún con los problemas que se puedan tener, estoy muy contenta d ser trimadre. Mis hijos.. mi vida❤❤❤

  • Reply
    Mis chic@s y yo
    12 marzo, 2016 at 19:08

    Pues me alegro de que ya haya pasado y estes bien!! Es que la recuperación de la cesarea, el tener que esperar para verla y todo…Yo no lo he vivido pero puedo entender que produzca sensaciones estrañas. Lo que si que me pasó con el tercero es que no paraba de llorar, del hospita me llevé leche de fórmula y todo por si acaso, pero no era la cuestión, es que salió llorón porqué engoradaba muchísimo solo con la teta. Y lo de adaptarse a los tres es cuestión de tiempo, aunque esa sensación que cuentas de no poder estar por todos a mí (Y mira que son ya mayores) a veces todavía me pasa. Lo importante que te has recuperado bien y puedes disfrutar de esa familia numerosa y eso si que no tiene precio!! Besos

  • Reply
    Mis chic@s y yo
    30 abril, 2016 at 19:56

    Ay, es que recuperarse de una cesárea debe ser duro..y llegar a casa y tienes dos más..Menos ma que ahora ya ha pasado y te encuentras bien!! mi peque en el hospital también lloraba mucho, y llegamos a casa y así seguia..Yo también pensaba que pasaba hambre pero que va, se engordaba 500 gr. a la semana…Pero es lo primero que piensas.

Deja un comentario

SEGUIR ESTE BLOG

SEGUIR ESTE BLOG

FireStats icon Powered by FireStats
A %d blogueros les gusta esto: