Mami Esto Está Chuli
Uncategorized

Año nuevo, actitud nueva

hola

 

Hola ¿qué tal? ya estoy de vuelta. Tras un periodo de parón vacacional que ha durado un poco más que la vuelta al cole he vuelto con la rutina “normal” del blog y he decidido que sea contando un poco como han sido estas navidades y los primeros días del año para esta familia.

Empezamos las vacaciones escolares con muchísima ilusión. nuestro calendario de adviento prometía muchísimos planes chulos y las ganas nos invadían, y aunque alguno de esos días os conté que eran días un poco agrigulces.

Pero no tardé mucho en darme cuenta de que me iba desbordando según iban pasando los días.

  • La falta de rutinas y horarios fue metiéndonos en un bucle horrible de mañanas caóticas, en los que los desayunos se tornaban eternos y los seguían un despliegue de todos los juguetes habidos en la casa esparcidos por el suelo, por lo que salir de casa era misión imposible. La hora de vestirse era desesperante. A mi me entraban las prisas porque veía que no salíamos a hacer nada de lo que teníamos que hacer y ellos al final terminaban contagiados de ese nerviosismo.

 

  • Las expectativas de lo que se esperaba de esos días nos fueron desbordando a todos. Ellos querían hacerlo todo isofacto. Ver las luces aquí y ahora, ver los belenes aquí y ahora, así con todo. Y claro eso es difícil de gestionar cuando tienes que hacer entrar en razón a un niño que se encuentra inmenso en la etapa de “pues porque lo digo yo” y ” pues es lo que yo quiero y punto”. Toma ya tierra trágame.

 

  • El exceso de chocolate típico de esas fechas de bombones y turrones, convirtió a mis pequeños fierecillas en dos niños acelerados y nerviosos que pegaban botes por la casa, saltaban cual cabrillas por los sofás y no se centraban ni siquiera con sus dibujos favoritos y con los cuales era muy muy difícil ir a cualquier sitio. Conflicto emocional severo para mi cuando no tienes donde dejarlos pero sabes que lo vas a pasar muy mal y tu tensión arterial va a aumentar porque no se van a portar nada bien.

 

  • Los tres niños en casa 24 horas. Uno con casi 6 (crisis total de identidad, el que está pasando a ser un niño de infantil a creerse supermayor), uno de 4 con rabietas extremas (frustraciones y llantos que se pasan rápidamente pero te dejan agotada) y una niña de alta demanda de casi un año, que se pone de pie en todos lados, abre todos los cajones y tiene que estar enganchada a la teta casi la mitad del día.

 

Y claro después de este pequeño resumen tengo que decir que yo he pasado los mejores días de mi vida. ¿Os lo habéis creído? Y una mierda. He pasado algunos días horribles. Intentando llegar a todo. Intentando mantener la compostura, ayudar a mi madre en su casa, llevar la mia,  hacer cosas con ellos, jugar, limpiar, cocinar…. y por supuesto estar calmada. Pero esto último no ha sido posible. La calma estos días no ha sido la emoción que ha predominado en mi.

Han sido días en los que he gritado mucho más de lo que me hubiese gustado y he andando nerviosa y estresada, nerviosismo y estrés que creo que le contagie a los nenes, incluso a la peque, que ha estado mucho más nerviosa de lo normal (pensaba que no podía superarse pero si que puede si). ¿Habéis notado alguna vez eso? ¿Cuando andais como locos más paya que paca y los nenes parece que te siguen el ritmo?. Es horrible.

Pero también si hay algo que tengo es espíritu navideño, y la navidad es alegría y amor así que después de tocar fondo remontaba para demostrarme que tengo la familia que quiero y tengo 3 niños estupendos y precisamente son eso, niños, y tienen que comportarse como tal, así que tras quitarme el sentimiento de culpa después  unos días estupendos en los que hemos hecho una escapada familiar,  he decidido hacerme un único propósito de año nuevo que es afrontar los conflictos con una actitud más positiva y resolutiva, intentando gritar menos. priorizando, lo que me va a ayudar con mis peques, con mi pareja y conmigo mismo en general, además de hacer deporte que empiezo hoy mismo.

 

 

 

You Might Also Like...

3 Comments

  • Reply
    Arantxa en mi cajón de sastre
    16 Enero, 2017 at 08:20

    Qué duro! Y la verdad es que o delegamos o priorizamos o nos volvemos locas, pero claro para eso hay que saber y yo reconozco que soy incapaz. En fin! Feliz año y un besote. Nos vemos pronto!!

    • Reply
      mamiestoestachuli
      16 Enero, 2017 at 20:34

      No es tan fácil priorizar ni delegar pero no somos superwomans y hay que ponerse límites. Que ilusión vernos pronto

  • Reply
    Una mamá muy feliz
    16 Enero, 2017 at 10:00

    Ale, ya pasó, tranquila que ya pasó!!! Tienes razón, son días de locura y si a mí con uno me lo parece, imagino lo que debe ser con tres…YO he hablado estos días conmigo misma más que en toda mi vida, así para los adentros “tranquila Carolina no digas una bordería a fulanito”, “tranquila ya recogeras más tarde”…y el agobio de no poder hacer nada de lo que me había propuesto, siempre surge algo…
    Lo cierto, es que aunue me encanta tener al rubio en casa, necesitaba oír el silencio ya.

Deja un comentario

SEGUIR ESTE BLOG

SEGUIR ESTE BLOG

FireStats icon Powered by FireStats
A %d blogueros les gusta esto: