Mami Esto Está Chuli
crianza maternidad peques

De cagadas va la cosa

A unos días de haber publicado mi opinión sobre los nuevos Dodot Activity, he sufrido un momento reflexión. ¿Cuántos pañales con cacas habrán llenado mi cubo de basura?.

Mi periplo pañaril empezó hace aproximadamente 5 años y 4 meses, cuando mi pequeño príncipe llegó a mi vida. En las clases de preparación al parto nos habían avisado que los bebes hacían muchas deposiciones a lo largo del día, pero en mi idealización de la crianza perfecta no había calculado el número de pañales que tendría que tener preparados.

Hay una frase popular en la voz del pueblo sabio que dice algo así como: “Su trabajo ahora mismo es comer, dormir y cagar”. Y que razón. De las pocas cosas del pueblo sabio que tengo que alabar porque está basado en un estudio exhaustivo, corroborado y comprobado, y desde luego contrastada.

El mio comía muy bien, dormía bastante, y cagaba de más. A veces comía y cagaba a la vez, adelantando el baño inmediatamente después de la toma, porque la caca le llegaba literalmente hasta el pescuezo. ¡¡Que momento!! y sobretodo ¡¡que difícil de sacar la mancha de la ropa!!.

Os ha pasado seguro. ¿Quién no ha frotado y frotado ese cerco de color entre amarillo y marrón que se resiste como si se hubiera impregnado con tinta de sangre al tejido? Entras en un bucle frotar, enjuagar, frotar, enjuagar…. Y de repente llega tu madre, y con una soltura pasmosa se remanga las manos, engancha la pastilla de jabón lagarto con firmeza  y estira el bodie, consiguiendo en unos frotados eliminar casi totalmente la mancha en un suspiro. Y como mujer experta en manchas caquiles lo tiende al sol porque el cerco que queda se eliminará del todo al calorcito de Lorenzo. 

Toma ya, así como si lo hiciera todos los días y tu te quedas con cara de boba mientras te suelta: “Hija pocas cacas he limpiado (tono irónico),  no ves que contigo utilizaba paños, los pañales todavía no existían”. Y yo sigo con cara de mi madre tiene un máster en cacas  y yo no lo sabía.

Pero hay otra cosa mejor y es cuando te das cuenta de que limpias las cacas de tu hijo con un sonrisa de oreja a oreja, y balbuceando frases como:

-¿Quién se ha hecho cacota? 
-¡Toma ya cuanta caca se ha hecho mi nene!
-¡Pero que peste, ugggg peste, peste! (mientras te tapas la nariz y utilizas un tono un poco gracioso)

y que nunca en tu vida imaginabas que las cacas iban a llegar a ser las protagonistas  en las charlas-coloquio-debates con otras mamas:

– ¿Tu hijo hace caca?, si, el mio me caga muy bien, prácticamente come y caga.  
– Ay, pues el mio el pobre se pasan 3 días y no ha hecho.. 
– Anda, pobrecillo. Pues tendrás que hacer algo. ¿Pero hace blando?
– Si claro, amarillujo, como con moquillo.
……
Podría seguir, pero tampoco es plan porque entonces podría cambiar el título a: Pon una caca en tu vida y serás super sociable.

Hubo un momento en mi periplo pañaril que me junte con dos niños con pañales. El mayor que ya comía de todo y las cacas ya eran palabras mayores y un bebe lactante de los que se podían pasar 5 días y no hacía.
Los tenía todos organizados, talla 5 para el mayor y talla recién nacido para el bebe, en cajones separados por si en algún momento había confusión, que las había, pero prefiero omitir los detalles….

Imaginad el olor del cubo de basura de mi casa, menos a rosas olía a todo, como las cacas de mis hijos. 

Por aquel entonces ya íbamos pensando en quitarle el pañal al mayor, que ya nos iba avisando de cuando iba a hacer sus deposiciones, andando por la casa mientras se tapaba la nariz y decía peste, peste ( desde bien chico ha sido muy listo mi criaturo, o nosotros muy repetitivos :p). La operación fuera pañal fue fácil y nunca se hizo caca encima, por lo que ya pasamos de dos niños a los que cambiar el pañal, a uno solo y otro al que limpiar el culete en el water.

Cuando decidimos que era el momento de empezar con la operación pañal del pequeño, no nos lo puso tan fácil. Ahí si tuvimos escapes, que oscilaron desde pequeños escapes en plan solo mancho un poco el calzoncillo, a escapes de importancia considerable (misión todo a una bolsa y a la basura). 
No voy a entrar en muchos detalles de la operación pañal pero la frase más repetida durante un periodo de tiempo de mi vida fue “¿quieres hacer caca?”. Desde por la mañana a por la noche, vivía con la palabra  CACA en la boca y en mi cabeza.  Lo dejaba con alguien y solo pensaba ¿se habrá hecho caca?. Llegaba a casa de mi madre y le decía cuantas veces se había hecho caca. Mi marido me llamaba para preguntarme si se había hecho caca. Nuestro mundo giraba en torno a la caca.

Y cuando por fin llego el día en que mi principe decidió que iba a usar el water todo eso cambió. ¡Con que alegría le limpiábamos el culo!, ¡que alegría que hiciera caca!. Por fin mi basura, olía a basura y no a caca….

Y entonces ha nacido pequeña Julia. Y otra vez vuelta a empezar. Esas cacas que huelen a rosas, esos bodies sucios hasta el cuello (ya conozco los truquitos de mama y no hay mancha que se me resista), esas conversaciones con las otra mamas de cuantas veces hace mi bebe caca y como las hace, esas dudas de madre primeriza de si será normal que “cague” tanto, esas comparaciones con como lo hacían los hermanos y por su puesto esos momentos de cambio de pañal en las que las frases brotan de mi boca y el momento caca se convierte en un momento especial. Ese cubo de basura lleno de pañales.

En 5 años, quitando unos meses, mi basura ha estado plagada  de cacas, y  lo que me queda. 

Ah y no podía terminar sin decir mi admiración por las mamas que prefieren los pañales de tela. Oleee, ole por vosotras porque aunque ahora existan más facilidades que antes sois una valientes y se que aunque sea mejor para nuestros bebes, para el medioambiente e incluso mucho más económico yo sigo prefiriendo los desechables, pero os admiro.

¿CÓMO LLEVÁIS VUESTRA RELACIÓN CON LOS PAÑALES? ¿SOIS DE LAS QUE CONVERTÍS EL MOMENTO CAMBIO DE PAÑAL EN UNA FIESTA O LO HACÉIS RÁPIDO PORQUE OS RESULTA DESAGRADABLE? 

You Might Also Like...

12 Comments

  • Reply
    Mis chic@s y yo
    11 Abril, 2016 at 17:26

    Tienes tanta razón!! La anécdota de tu madre tengo la misma pero con mi suegra, es que es increíble, yo aun no me explico como lo consigue!! Y lo de cacotas hasta arriba…Uf ni te cuento!! Ahora hace tiempo que ya no entran pañales en casa. Solo te digo que hasta hemos enseñado a la gata a usar el W.C jajaj!! Besitos

  • Reply
    Crisesa
    11 Abril, 2016 at 18:03

    Aaay ha pasado mucho tiempo!!! Pero en casa aceptábamos con gusto cambiar el pañal, sobre todo cuando eran chiquitines claro, jaja.
    La verdad es que da gusto ver lo felices que se ponen los bebés cuando les cambias pañal…Libre soy!! Libre soy!!!…jaja
    Sólo por eso vale la pena, jaja.

  • Reply
    Crisesa
    11 Abril, 2016 at 18:03

    Aaay ha pasado mucho tiempo!!! Pero en casa aceptábamos con gusto cambiar el pañal, sobre todo cuando eran chiquitines claro, jaja.
    La verdad es que da gusto ver lo felices que se ponen los bebés cuando les cambias pañal…Libre soy!! Libre soy!!!…jaja
    Sólo por eso vale la pena, jaja.

  • Reply
    Señora Jumbo
    11 Abril, 2016 at 18:20

    jajajajaja me mata lo de la madre porque es tal cual.. nosotras no logramos sacar esas manchas y ellas las hacen desaparecer. Yo tengo cosas que me da pena tirar pero han quedado inservibles por culpa de esas manchas…escatologicas que no salen.
    por aquí ya llevamos año y medio sin pañales ni guerras, pero como quiero tener otro hijo..no digo adiós definitivamente 😉

  • Reply
    Mamádichosa
    11 Abril, 2016 at 18:57

    Has tocado un gran tema. A mi me da un asco tremendo. Lo mejor es cuando se hace caca hasta la espala y yo acabo de comer… uuufff! Mi marido se mea cuando me ve que pego alguna arcada o hablo respirando por la boca… madre de dios! Jajajja!lo peor es el olor que se queda en la habitación!tengo que ventilar y todo!! Ains, y cuando coma de todo? Que horror! Y cuando se haga caquita encima sin pañal? Pobre hija mia la madre que le ha tocado tan asquerosita… aunque me resulte desagradable lo haria todos los días de mi vida 🙂
    me ha encantado tu post! Un beso

  • Reply
    mami esto esta chuli
    11 Abril, 2016 at 19:15

    Me acabo de quedar ojiplática, lo de la gata tengo que verlo jejeje. Son increíbles con las manchas!!!

  • Reply
    mami esto esta chuli
    11 Abril, 2016 at 19:16

    Siiii, que cara de felicidad ¿verdad?. A la peque le encanta, echa unas sonrisas…. Gracias por pasarte

  • Reply
    mami esto esta chuli
    11 Abril, 2016 at 19:18

    Madre y quitamanchas son dos palabras que deberían ir unidas jejeje. Prepara un cubo antiolores para cuando llegue el proximo/a :P. Un besazo

  • Reply
    mami esto esta chuli
    11 Abril, 2016 at 19:20

    Es inevitable. Hay gente que no lo soporta, pero hace de tripas corazón. Yo tengo una amiga que no puede soportarlo, aún no tiene niños pero no se que será de ella, jiji. Solo por ver lo felices que son merece la pena. Un besazo

  • Reply
    Madre Superada
    12 Abril, 2016 at 06:45

    Yo, por suerte ya me libré de ello! Pero coincido en todo con tu post! Y que me decís de lo que pesa la bolsa de basura llena de pañales hasta la bandera?? Gimnasio, pesas?? Quien os necesita??
    Un post con mucho humor!!

  • Reply
    mami esto esta chuli
    12 Abril, 2016 at 06:51

    Jejeje. Cuando te preguntas ¿como tengo tanta basura? Y casi todo son pañales jiji

  • Reply
    Arantxa en mi cajón de sastre
    19 Abril, 2016 at 15:31

    La mía también huele a caca y los dos míos, han comido, dormido y cagado estupendamente, no me quejo.
    De hechos, como bien dices, los dos han comido y cagado a la vez en multitud de ocasiones y les hemos limpiado caca hasta en el pescuezo.
    Cuántas aventuras nos trae la maternidad 😀
    Muak!

Deja un comentario

SEGUIR ESTE BLOG

SEGUIR ESTE BLOG

FireStats icon Powered by FireStats
A %d blogueros les gusta esto: