Mami Esto Está Chuli
bebes crianza peques

Julia: Primera semana

su_primera_semana

Esta entrada tenía que haber salido el martes pero no me da la vida. así que más vale tarde que nunca.

Julia vino al mundo el martes 19 de Enero a las 10.50 mediante una cesárea programada.
Pesó 3,310 gramos y midió 48 centímetros. Al momento de nacer lloré.
Lloré de alegría porque la semana anterior había sido muy mala. La preeclampsia me tenía muy preocupada y estresada. Aunque sabía la fecha en la que la peque iba a nacer desde hacía semanas, no pasaban los días. Todo parecía ir a cámara lenta. Las rutinas se convertían en más rutinas, llevar a los niños al cole, bajar a tomarme la tensión, vigilar la orina, recoger a los niños, ir a casa, revisar la canastilla de la bebe y la mía y mirar si llevaba todos los consentimientos y papeles necesarios. Y así una y otra vez, hasta que llegó el día.
Lloré porque estaba sana, porque era perfecta aún cubierta de grasa amarilla y con su color azulado
Lloré porque pena, pena de saber que no iba a volver a pasar por eso, que iba a ser la última vez que un bebe sale de mis entrañas, que mi cuerpo alberga una vida.
Lloré porque sabía que todos estaban deseando conocerla.

Y así fue. Una vez estuvo un ratito conmigo y las enfermeras y matronas del quirófano intentaron que se enganchara al pecho mientras los ginecólogos me cosían, se la llevaron para que su papa hiciera el piel con piel con ella. Era la primera vez que lo hacía. Otra experiencia nueva para él ya que con ninguno de los dos anteriores se lo habían ofrecido, e incluso me atrevería a decir que con el mayor (hace 5 años) no se practicaba en el hospital donde nació.

Así que papichulo disfrutó de otra cosa única junto a su retoña.

Tras un poco más de dos horas en la sala de REA  en la que todo fue bien, me subieron a la habitación. Yo estaba deseando tener a la peque, y engancharla al pecho. Desde hacía días tenia a papichulo amenazado. Nada de cogerla de brazo en brazo, nada de que se la lleven a darle ningún biberón y nada de chupete hasta que yo llegue.

Y allí estaban todos, esperándome. Mi padre en el pasillo, mi madre y mi suegra. Todos deseando darme un beso y decirme que tenía una niña preciosa. Se que mi madre estaba inquieta, deseando verme, al fin y al cabo yo soy su retoña, y si yo tenía ganas de ver a la mia, ella tenía las mismas por saber que yo estaba bien.

El meconio:  De mis niños, recuerdo que les costó bastante echar el meconio pero a las 3 o 4 cacas ya les fue cambiando de color. Con ella fue diferente, tardó mucho y quizás por eso estaba tan nerviosa. Fueron alrededor de 6 o 7 cacas a lo largo de aproximadamente un dia y medio, además bastante abundantes.

Lactancia: Desde el primer momento se enganchó muy bien al pecho. Como mama que ya ha dado el pecho a los otros dos retoños, se por experiencia que al principio los calostros le alimentan aunque de la sensación de que no están tragando nada. Pero duermen, hacen pipi y caca lo que indica que comen. A día de hoy, una semana después y tras una subida del pecho bastante considerable, diré que nuestra lactancia es satisfactoria, y que la peque ha recuperado con creces el peso que perdió en el hospital.

Pérdida de peso: Durante los primeros 3 días de vida de los bebes, se considera normal que pierdan hasta un 10% de su peso al nacer. En el caso de la pequeña, al alta del hospital pesaba 3,020 por lo que mi pequeña obediente cumplió con la media.

Sueño: Durante las primeras dos noches llegué a pensar que me había tocado la niña llorona. No podía tener la suerte de hacer un pleno  y que 3 de 3 me salieran tranquilos y buenos. Desde que nació ha sido una  niña que reclama muchos brazos, busca nuestro calor. Fueron dos noches intensas en las que unidas a mi malestar, me provocaron estrés  e incluso hubo momentos en los que estuve tentada a tirar de biberones para calmarla, pensando que quizás era hambre lo que tenía. Pero luego me calmaba (yo, no ella) y pensaba que si se calmaba tomada en brazos y se dormía era porque no tenía hambre, sino que necesitaba calor o bien de la abuela que estaba conmigo o mio. Al día siguiente como por arte de magía mi  niña cambió. Dormía en su cuna, apenas lloraba (ahora, cuando lo hacía y lo hace se nota), y sólo nos reclamaba para mamar. Así sigue a día de hoy.

Madeja: Echar la madeja es algo a lo que nunca nos acostumbraremos ninguna mama. Da tanto susto cuando ves que los pequeños con tan pocas horas de vida se atragantan para echar ese material espeso por la boca. A la pequeña le costó también bastante echarla  y tuvo hasta 3 episodios, pero en el último la cantidad fue mayor y ya se terminó. Menos mal porque la verdad es que te hace estar todo el tiempo alerta.

Ictericia: El segundo día empezó a coger un tono amarillo. Cuando llegó el pediatra, le hizo la prueba y nos tranquilizó diciéndonos que era más lo que parecía que lo que en realidad tenia, así que al alta nos recomendaron que le diera el sol a través de la ventana. Por suerte en el pueblito casi siempre hace sol, así que mi pequeña ha estado estos días cual ingleses disfrutando de cada rayito.

Ombligo: todavía no se le ha caído el cordón. Al igual que a sus hermanos le está costando despegarse. Ahora no se cura con nada, sólo la higiene diaria, y cambio de gasa 3 o 4 veces al día.

A día de hoy una semana después Julia es  una niña bastante buena, con una lactancia satisfactoria y que ha recobrado su color natural.  

os sigo contando. ¿como van vuestros bebes?

You Might Also Like...

8 Comments

  • Reply
    mamá dichosa
    29 enero, 2016 at 14:34

    Eso de la madeja no lo había oido en mi vida! La mía no se si la hechó, imagino que si por que no ha habido problema. Me alegro que todo vaya fenomenal!!!! Enhorabuena de nuevo!besos!

  • Reply
    mami esto es chuli chuli
    29 enero, 2016 at 20:29

    Pues mejor porque mira que es desagradable, pobrecilla mia!!un beso

  • Reply
    Krika Alcaide
    31 enero, 2016 at 17:21

    Qué emocionante! Oye eso de la madeja tampoco lo había oído yo nunca, eso qué es??

  • Reply
    mami esto es chuli chuli
    31 enero, 2016 at 17:29

    Es como una sustancia un poco espesa y blanquecina que echan por la boca. Se supone que es suciedad que acumulan durante el embarazo. En el hospital donde nació antes la aspiraban porque al mayor se lo hicieron pero ahora ya no. Y hay niños que la echan y niños que no.

  • Reply
    mami esto es chuli chuli
    31 enero, 2016 at 18:51

    Este comentario ha sido eliminado por el autor.

  • Reply
    La Hobbita
    1 febrero, 2016 at 16:14

    No había oído en la vida lo de la madeja xDDDD. Yo pensaba que los tapones esos se los quitaban las matronas en el momento de sacarla aunque ya veo que han cambiado el protocolo.

    La matrona nos dijo que cuidado con el sol y las ventanas. Que mejor a la luz indirecta porque se podían quemar. Pero que luz si, eh? Mucha luz!!

    La foto es muy tierna, con esa cabecita peloncha :').

    Un abrazo 🙂

  • Reply
    Arantxa en Mi Cajón de Sastre
    3 febrero, 2016 at 10:47

    No había oído nunca hablar de la madeja. Una cosa nueva que aprendí.
    Qué tal estáis?

  • Reply
    Una mamá muy feliz
    7 febrero, 2016 at 15:12

    Ayyyy ayyyyyyy ya sabía yo que esto tenía que haber pasado!!!!! siento no haber venido a felicitarte antes!!!

    Muchas felicidades!!!! me alegro que todo fuera bien y siga todo sobre ruedas.

    Besosssssssssss

Deja un comentario

SEGUIR ESTE BLOG

SEGUIR ESTE BLOG

FireStats icon Powered by FireStats
A %d blogueros les gusta esto: