Mami Esto Está Chuli
alimentacion bebe lactancia

Lactancia prolongada I: Las habilidades de mi hija.

 

 

 

Siempre tuve claro que quería dar el pecho a la pequeña. Lo había hecho con los otros dos y aunque con el primero sólo fueron unos 6 meses y con el mediano 9, con ella si que tenía claro que me gustaría intentar que fuera una lactancia prolongada, pero como siempre la realidad supera a la ficción y a sus casi 14 meses la lactancia materna forma parte importante de la alimentación diaria de mi pequeña terremoto y por lo tanto también forma parte de mi vida diaria y mi día a día.

 

En estos meses hemos pasado por todo tipo de situaciones que han ido desde desagradables a situaciones graciosas y peculiares. Últimamente cual artista de circo me demuestra ciertas habilidades mientras se encuentra con la teta en la boca que no dejan de ser cuanto menos curiosas y dignas de recordar para contarselo cuando tenga unos cuantos años y conciencia para ser consciente de lo que su bendita madre tiene que aguantar de vez en cuando.

 

          1.Estiramientos. Como si de la mejor deportista se tratara y dado que está realizando un deporte duro y                          agotador mi pequeña circense es capaz de engancharse con la mano los dedos de los pies y estirar una y otra              vez su piernecita. Así al son de cada succión su pierna se estira, se encoje, se estira, se encoje. Pudiendo                          pasarse todo el enganche ejercitando su flexibilidad y sin apenas cansarse. Es más se lo pasa pipa. Se ríe, se                  divierte y al final terminamos las dos en un espiral de risas y miradas cómplices entre estiramiento y                              estiramiento.

 

 

     2. Facilidad de meter el dedo en agujeros ajenos. Suena mal lo se, pero si en algo se está haciendo experta es en            meterme el dedo den la nariz mientras está enganchada en la teta. No es que sea muy agradable  pero llega a                ser hasta gracioso, porque por más que le riño ella insiste una y otra vez, con su dedo amenazante y                                  mirándome con cara de “ahí va y lo sabes”. ¿Qué puedo hacer yo? Pues por muy seria que me pongo se puede                  decir que ella se ríe en mi cara, nunca mejor dicho y sigue con su empeño hasta que yo ya me doy por perdida y  justo en ese momento    su ataque no queda solo en la nariz, sino que va al ojo y la boca, ensañandose especialmente en ésta                última y mis dientes.

 

 

           3. Canta-baila teteril. Si mi pequeña terremoto canta y baila mientras esté en la teta. Se engancha, hace efecto              tapón al soltarse y en ese momento de emoción máxima en el que se viene arriba  es capaz de cantarme y                        bailarme la mejor de las coplas. ¿Qué cual es? Pues ni idea. Seguramente será el último hit del momento que el            mediano nos pide poner a cada momento y así “despacito” yo me derrito, a la vez que me exaspero pero parece            no terminar nunca. Porque la canción como os podeis imaginar puede durar todo lo que ella quiera.

 

 

Supongo que esto de sus habilidades iran aumentando ya que nuestra lactancia a menos de que algo se tuerza por ahora promete exitosa. Ya iré contando sus nuevos avances en psicomotricidad-cordinación-habilidades teteriles.

 

 

You Might Also Like...

No Comments

    Deja un comentario

    SEGUIR ESTE BLOG

    SEGUIR ESTE BLOG

    FireStats icon Powered by FireStats
    A %d blogueros les gusta esto: