Mami Esto Está Chuli
embarazo semana

Mi embarazo semana a semana: 34 semanas

Esta semana ha sido muy difícil. Justo cuando publiqué la entrada de mis 33 semanas mi abuela se puso enferma, tanto que  he decidido escribir esta antes de tiempo y programarla porque no se lo que va a pasar y si voy a poder estar para publicarla el día que realmente hago las 34 semanas.

Se que es “ley de vida” pero duele tanto. Esa incertidumbre de esperar a que se pare para siempre, el saber que en cualquier momento te van a llamar y te lo van a decir, y lo peor es que no has podido despedirte porque al estar en una UCI y yo embarazadísima, no quieren que me arriesgue a coger cualquier bacteria o virus o cualquier otro riesgo derivado de los hospitales.

Y así desahogándome con vosotras os digo que me estoy sorprendiendo a mi misma. Todavía desde hace más de 4 días no he soltado una lágrima, ni incluso viendo a mi padre derrumbado, a mi tía histérica y a mis primas echas un trapo. Y con esto no quiere decir que no me duela, ni mucho menos. Me duele el pecho, el alma de pensar que se va. Mi abuela, aquella que me cuidó, me enseñó y me crió. La que con una paciencia infinita aguantaba los veranos entreteniéndonos con largas partidas de cartas, con helados de chocolate y con cursos intensivos de ganchillo. La que ya no me va a decir más que que gordita me estoy poniendo. La que no va a conocer a mi pequeña, que pena me da, con la ilusión que tenía.

Supongo que serán mis amigas las hormonas las que me tienen así. Luego rabio al pensar que lloro por cualquier tontería y no soy capaz de llorar por esto. Estoy segura de que en el momento que empiece a llorar no podré parar. ¡Que misterio como se comportan las queridas hormonas!

Volviendo al tema embarazo y después de desahogarme un poco

La ciatica: Increíblemente os diré que excepto por las noches o cuando intento levantarme después de echarme a descansar en el sofá, me ha abandonado. ¡Que liberación! vuelvo a andar bien, por decir algo claro, porque mis andares ya más que de persona física se van pareciendo a los de un pato.

Presión en la ingle: Va en aumento, ya me noto todo el peso de habichuela sobre mis partes bajas. Se que es normal pero no deja de ser muy incómodo. Realmente solo estoy bien cuando estoy sentada. Si por un casual tengo que estar de pie, a pie parado, las consecuencias son realmente molestas.

Contracciones: Con todos estos altibajos emocionales las contracciones son un pelin mas continuas de lo habitual, pero no lo son tanto como para ser preocupantes. Ya os comente que si por mi fuera, en este embarazo no quiero pasar ni un sólo dolor, porque será una cesárea, así que mientras que sean como las de ahora bienvenidas sean pero nada de aumentar en intensidad.

Movimientos de habichuela: aquí mi pequeña  tiene un fiestón montado. No para un solo segundo, lo que por un lado es bueno porque se que está bien pero por otro tiene mis costillas y alguna que otra zona muscular muy pero que muy condolidas. La patada voladora derecha a lo bruce lee contra mi costilla es brutal.

Descomposición de estómago: Ahora que he superado mi congestión nocturna, empiezo con mis descomposiciones de estomago. Se que no es viral porque “casi” siempre es por la noche. Esto me ha llevado muy seriamente a plantearme no cenar, pero claro algo tengo que echarle al cuerpo, por lo que he decido merendar y por la noche tomar una manzana o un vasito de leche.

Acidez: Viene y va. No es continua. Es como una noria, sube y baja. A veces parece que tengo un volcán en lugar de un estómago y sus erupciones no me dejan dormir sin tomarme un almax y otros días permanece dormido. Si me escuchas acidez, puedes desaparecer para siempre porque cuando estoy sin ti, no te echo nada de menos. No eres de mis síntomas “favoritos”, además viene la navidad y debes darme una tregua


Sueño rápido – Insomnio máximo: Es como una regla de tres. Soy como los lunnis, acuesto a los niños y me acuesto yo. Desde hace algunas semanas soy incapaz de ver terminar ninguna serie, con lo que a mi me gustan, pero igual que me duermo, una vez dan las 5 aproximadamente, aquí la menda lerenda ya está despierta. Y no es que me despierte por mi fuertes ganas de hacer pis, que también, sino que ya no tengo sueño…. y a ver que hago yo a esas horas en las que como dice mi hijo todavía está tan de noche….. (twittear).

Si no me olvido de nada, o desde que escribo esto hasta que se publique me surja alguna que otra cosita, así va mi semana.

¿QUE TAL VAIS VOSOTRAS?¿ALGÚN SÍNTOMA NUEVO EN VUESTROS EMBARAZOS?


You Might Also Like...

2 Comments

  • Reply
    mamá dichosa
    15 diciembre, 2015 at 23:02

    Lo primero, te mando todo el animo del mindompara superar el duro trance de tu abuela.Animo y fuerza!yo tampoco soy de llorar en estos casos pero si por chorradas.Aveces parezco una roca…ojala lo fuera de verdad en algunos casos.
    Y en lo de los sintomas coincido contigo (también 34 semanas…) en la acidez,es un asquito! Muchos besos guapa!

  • Reply
    mami esto es chuli chuli
    16 diciembre, 2015 at 19:10

    Gracias. La acidez es horrible, cada día más. Hoy hemos tenido una charla muy interesante en la educación maternal.

Deja un comentario

SEGUIR ESTE BLOG

SEGUIR ESTE BLOG

FireStats icon Powered by FireStats
A %d blogueros les gusta esto: