Mami Esto Está Chuli
confesiones Uncategorized

Navidades agridulces

images

A tan sólo unos días de celebrar la Nochebuena hoy voy con una entrada de las que normalmente no escribo, de esas muy personales, que nada tienen que ver con la maternidad, sino que más bien son un desahogo.

Y es que estás Navidades tengo un sentimiento agridulce. Ha sido un año difícil. Un año intenso lleno de momentos muy malos, pero también cosas buenas.

Y es que terminamos el 2015 muy mal. Con el se fue una persona muy querida. Fueron unas navidades tristes, en las que se notaba la ausencia. Remontar fue difícil, no tanto por mi sino por mi gente. Es duro ver como los que quieres están tan afectados y tu te sientes impotente porque no puedes aliviar su dolor.

Pero también empezó el 2016 y con el año vino mi princesa. Una preciosa niña que ha venido a completar mi familia y que llego a nuestras vidas como agua de mayo, como un rayito de luz cuando todo estaba oscuro. Este año celebramos con ella su primera navidad. ¿Qué ilusión verdad?, la primera navidad, las ilusiones, los momentos, las intensidad de querer darlo todo y claro no sólo por ella, también están los otros dos bombones. Fran ya es más consciente de todo, sabe que día viene Papa Noel, porque se celebra la Nochebuena, que la familia nos juntamos, las luces, los reyes, incluso las uvas, pero Mario que aunque nosotros pensábamos el pasado año que lo estaba disfrutando, es este año cuando está mucho más ilusionado. ¡Y es que su carita lo dice todo!. Cuando ve a Papa Noel en la tele y se le dibuja una sonrisa de inocencia que me hace derretirme.

Claro que todo eso me hace sentir alegre, plena, llena.

Este año ha sido difícil. Quien me conoce lo sabe. Hemos pasado por sustos en cuestiones de salud, la  pérdida de mi abuelo e incluso por una enfermedad grave que por suerte se ha superado,  que nos ha consumido un poco a todos en su proceso, pero a la que le hemos ganado el pulso. “Si bichito, te hemos ganado y no te queremos ver por aquí cerca”, y eso es motivo de celebración. Una razón más para celebrar la vida, el amor y la familia, que al fin y al cabo es la esencia de la Navidad ¿no?. 

Y todo esto lo he llevado bien pero me siento desbordada. Demasiados sentimientos encontrados en tan poco tiempo. Me considero una persona de carácter fuerte. Suelo enfrentarme a las cosas con valentía. Todos se suelen escudar en mi porque no me dejo llevar por los sentimientos sino que soy bastante racional y positiva. No me suelo hundir  fácilmente y no dejo que los de mi alrededor lo hagan, lo cual no se si es bueno. Pero lo que si que se es que he aprendido disfrutar con los míos y  a ser feliz.

Así aunque haya sillas vacías en nuestra mesa a los que vamos a extrañar en estas fechas, yo seré feliz. El otro día leía que ser feliz no es lo mismo que estar alegre. Alegría es una emoción que termina cuando el momento bueno finaliza pero estar feliz es un estado del alma. Y yo tengo muchas razones para estar feliz.

A mi gente, a mis sillas vacías en esta navidad los llevo conmigo en mi corazón pero este año se ocuparan otras sillas con la inocencia de la nueva vida y la lucha y el coraje de querer vivir. 

You Might Also Like...

2 Comments

  • Reply
    Emprendedora de Pueblo
    20 Diciembre, 2016 at 22:47

    Las sillas vacías siempre son dolorosas, pero al final siempre sacamos fuerzas para que nuestros pequeños disfruten cada momento. En Navidad cuesta mucho, los sentimientos siempre están a flor de piel. Ánimo campeona y Feliz Navidad!

  • Reply
    La Hobbita
    29 Diciembre, 2016 at 10:17

    Yo no se q me pasa este año pero también tengo un sentimiento raruno. Estoy tristona y apagada… en mi caso 2016 ha sido un año muy bueno pero no se, hay algo en el ambiente. Quédate con la felicidad q, como bien sabes, tienes motivos de sobra para ponerle una silla en tu mesa.

Deja un comentario

SEGUIR ESTE BLOG

SEGUIR ESTE BLOG

FireStats icon Powered by FireStats
A %d blogueros les gusta esto: