Mami Esto Está Chuli
crianza

Rutinas. ¿Porqué las llaman así cuando quieren decir civilización?

Por fin,  ¡llegó Septiembre!. Muchos pensaran eso, y a otros en cambio nos cuesta aceptarlo. Si, lo reconozco, no me matéis, pero no tengo ganas de que empiece el cole.  No, no quiero. Estamos muy bien en nuestro modo #veranoslow, aunque reconozco que si algo hace falta en esta casa son las rutinas o por llamarlo de alguna forma más sencilla, la organización.

Por aquí sigue el buen tiempo y los que vivimos cerca del mar sabemos lo difícil que es despegarse de los largos días de playa, los atardeceres e incluso las cenas con los pies a remojo.

Encontrareis muchas entradas de gente que practica como “un periodo de adaptación”, el cual según los expertos es muy necesario para que los niños se vayan preparando a la vuelta al cole sin notar grandes cambios en su reloj biológico, o al menos para que ellos no noten un cambio rotundo, nosotros este año “nanai de la china”, estamos exprimiendo al máximo cada una de las horas que nos quedan.

Si el verano pasado ya os conté que fue genial este verano con los niños ha sido estupendo. Hemos vivido sin prisas, sin horarios, aprovechando los rayos de sol al máximo, nos hemos retozado en la arena, salido a pasear, montado en las cachirrulos de las ferias, comido helados…. hemos hecho cientos de cosas que os iré contando y hemos disfrutado mucho juntos. Pero ha sido un descontrol en cuanto a horarios, desayunos, comidas, cenas…. incluso obligaciones.

A principios de verano les compré el típico libro de vacaciones a cada uno de ellos con la esperanza de que como una “rutina” hicieran alguna hoja al día y así no perder el hilo del colegio, repasando y por que no decirlo aprendiendo un poco más. ¡Ignorante de mi!, y lo peor es que en el fondo lo sabía. Se han quedado por la página 14 uno y por las 22 el otro. Pero vamos no me preocupa, porque la verdad ni yo misma les he obligado a hacerlo. El verano es para veranear y ellos por ahora pueden hacerlo.

A día 5 de Septiembre y tan sólo 3 días de que empiece el cole, nuestros horarios siguen descolocados, pensando en ir a la playa, al cine de verano antes de que lo cierren e incluso a pisar las fiestas de la capi,  pero reconozco que hay rutinas que necesitamos, si necesitamos, TODOS,  como el comer. Porque no sólo ellos necesitan organización, mi salud mental también.

 

Y…. ¿A QUÉ ASPIRO?¿QUÉ RUTINAS?

 

  • Madrugar sin sufrimientos: En este sentido “tenemos suerte”. Excepto algunas semanas en las que se han levantado a las 10.30 – 11:00 de la mañana, aquí mi pequeño ejercito este verano se ha estado despertando a las 8:30 – 9:00. Ésto pues está muy bien para que no noten el madrugón, así que para ellos es genial. Para mi que a esa hora tengo que tenerlos a los 3 vestidos, desayunados y con las mochilas listas mejor no lo digo…….

 

 

  • Que se  vestistan como Dios manda: Si, necesitan vestirse como niño de buen vecino, usar pijamas propiamente dichos  y no andar todo el santo día de bañador en bañador. No exagero no, ¡duermen en bañador la mayor parte de los días!. ¿ Porqué? Pues no lo sé, creo que es que les ha gustado el outfit y ya no hay quien les cambie el chip. Tanto es así que cuando “se han vestido” para ir a tomar algo o a algún cumpleaños se han colocado los pantalones sin calzoncillos (aquí pondría el monito del whatsap tapándose la cara).  Así que si, mis hijos necesitan vestirse todas las mañanas empezando por supuesto por los calzoncillos. No quiero ni pensar en cuando tengan que ponerse los pantalones duros, como ellos los llaman, conocidos en el mundo entero como tejanos o pantalones vaqueros…. el drama se va a oír en todo el pueblo.

 

 

  • Un zapatito que recoja ese pie, por favor: Hace algún tiempo leí que los niños que andan descalzos son niños más inteligentes o incluso más felices. Pues los míos vivirían sin zapatos y aunque no se si más inteligentes pero si que espero que muy felices, bendito el dineral que me ahorría para comprarme yo los míos (lo se, queda muy de malamadre) El otro día me preguntaron si mis hijos andaban mucho tiempo descalzos, no soy experta en pies, pero supongo que algo le notarían aunque fuera la suela del pie de un color oscurecido. Por que una cosa es que vayan por la casa descalzos y otro es que si me descuido salen a acompañarnos a tirar la basura sin nisiquiera ninguna de esas sandalias tan monas que les compre a principio de verano pensando que igual este año las usarían. Aqui espero otro dramón el día que tengan que ponerse las deportivas.

 

 

  • Comidas otoñales-invernales: Las comidas de verano están muy bien, pero mis descendientes piensan que excepto por los helados estivales y la rica sandía fresquita, ellos son más de cuchara-cucharón y del espesote. Y es que todos los días ha sido una pelea constante: “otra vez, pollo, no me gusta el pollo”, “salmorejo…..oh por dios, el demonio”, “gazpacho…..arggggggggg” “judías…. no quiero de eso, echa peste”. Me piden sopa, y caliente cuando el termometro marca 40 grados centigrados y sólo de ver el humo salir del plato te estas derritiendo como si de un dibujo animado se tratara.

 

 

  • Necesito que se duerman temprano y disfrutar de un ratito a solas con mi tele y mi sofá, o con un libro, o con mi móvil, o con los blogs, o con los emails, o con lo que sea, pero un ratito sin “mama quiero..” “mama dame…”, “mama…… “, “mamá, mamá, mamá….”. Si porque ahora según duermen ellos duermo yo, no puedo evitarlo, hace meses que no paso por mi cómodo sofá…. y lo pero de todo es que papichulo que se resistía a abandonar esa rutina ha caído en las redes de morfeo trasnochador.

 

 

  • Y para terminar lo más importante. Necesito el gimnasio ¡¡¡Siiii!!! necesito dejarlos en la puerta del colegio, decirles adiós con la mano y huir de la pequeña mientras la dejo con la abuela y salir pitando a hacer zumba, jumping o lo que toque ese día y así coger fuerzas para empezar un día cargado de niños, extraescolares, risas, llantos, reniegos, prisas pero sobretodo mucho amor.

 

 

Ale, una vez soltada toda  mi ilusión en unas cuantas líneas, seguiré contando que hemos conseguido y que no.

 

Pd: espero que los calzoncillos sean una prenda indispensable en su vestimenta diaria.

You Might Also Like...

2 Comments

  • Reply
    Prado Ocaña
    5 septiembre, 2017 at 11:33

    Jjjaaa…..llevas toda todita la razón , es que se relaja una de una manera….

  • Reply
    Madre Agua
    6 septiembre, 2017 at 11:40

    Ayyy, me recuerdas tanto a mí. Vivimos sin prisas, nos acostamos a las 2 y nos levantamos a las 12… Miedo me da que llegue el día 12 y empiece el colegio.
    Pero ya nos apañaremos, lo q no estoy dispuesta es a perder lo poco que nos queda de verano 😉

Deja un comentario

SEGUIR ESTE BLOG

SEGUIR ESTE BLOG

FireStats icon Powered by FireStats
A %d blogueros les gusta esto: